spot_img

24.7 C
Santo Domingo
viernes 24, mayo, 2024

La política y las pasiones tristes

Opinión – Por Lizamavel Collado

“La estructura de las desigualdades de clase se difracta en una sumatoria de
pruebas individuales y sufrimientos íntimos”

François Dubet

La indignación es un fenómeno que se ha vuelto frecuente en la sociedad
contemporánea, y los políticos desempeñan un papel significativo en su
exacerbación y estimulación. Detrás de este sentimiento colectivo existen una
multiplicidad de factores que lo alimentan; entre las más significativas están sus
acciones y discursos.


Por su capacidad de influir y moldear las percepciones en la opinión pública, el
liderazgo político que no está comprometido con las transformaciones reales, la
unidad o el entendimiento, adopta estrategias que avivan las llamas de la
indignación. Es frecuente, sobre todo en tiempos electorales, recurrir a los
discursos polarizados que dividen la sociedad creando un clima de hostilidad y
confrontación, alimentando el agravio y el sentido de injusticia en la ciudadanía.


En ocasiones, mediante la difusión de noticias falsas y tergiversación de la
verdad, se emplean tácticas que socavan la confianza del propio sistema
político y las instituciones públicas. La estimulación de la indignación, puede -y
en ocasiones lo hace- obstaculizar el proceso democrático y la cooperación
entre las diversas organizaciones o grupos políticos; además de sembrar
desesperanza entre los ciudadanos.


El sociólogo francés François Dubet lo describe con maestría en su libro La
época de las pasiones tristes, en un diagnóstico donde el espíritu de lo
contemporáneo se manifiesta en la ira, el resentimiento y la indignación; la
ansiedad, el desaliento y la desorientación que provoca el propio paisaje triste.


Cuando se analiza a profundidad, se puede advertir que el aumento de la
indignación o el resentimiento estimulado por la clase política está vinculado
con el modo en que son vividas las experiencias y el desplazamiento de la
profundización objetiva de las desigualdades, es decir, el rol que antes cumplía
el sistema de clases.


Las desigualdades que se individualizan diversifican o multiplican, dificultan
comprender lo que las origina y las vías más apropiadas para combatirlas; y no
importa si aun estas clases sociales existen, plantea Dubet, es que ya no
integran el principio organizador del régimen de las desigualdades.
La indignación parece saltarse cualquier mediación, se expresa en la
xenofobia, el racismo o el odio, también en las redes sociales y las urnas. La

nueva política tiene un gran reto, enfrentar esas pasiones tristes, actuando con
transparencia, responsabilidad y respeto a la ciudadanía.

Lizamavel Collado
Lizamavel Colladohttps://poderciudadano.do/
Lizamavel Collado es periodista, gestora empresarial, especialista en programación macroeconómica, ingeniería financiera, derivados, presupuesto y gestión pública. Presidenta del partido Poder Ciudadano.

Últimas noticias

- Advertisement -spot_img

Relacionado

- Advertisement -spot_img

Deja un comentario