Águilas Cibaeñas expresan hondo pesar fallecimiento de su accionista Rafael Francisco Bonnelly Battle

SANTIAGO. – El Consejo Directivo de las Águilas Cibaeñas expresó hoy su hondo pesar por el fallecimiento del doctor Rafael Francisco Bonnelly Battle, uno de sus accionistas y quien representó por más tres décadas al equipo cibaeño como delegado en Santo Domingo.

Bonnelly Battle falleció el pasado lunes a los 87 años de edad, era hijo del ex presidente Rafael Filiberto Bonnelly Fondeur (1962-1963) y su esposa Aida Battle Morel.
Era hermano de doña Aida Bonelly de Bisonó, esposa de Reinaldo (Papi) Bisonó, presidente Ad-Vitam de las
Águilas.

Por más de 30 años, fue el delegado del equipo aguilucho ante la Liga Dominicana de Béisbol Profesional. Su nombre inspira respeto por su gran entrega a la causa amarilla, que le convirtieron en un aguilucho por siempre.

Le sobreviven su esposa Margarita Casals, hoy viuda Bonnelly; sus hijos, Rafael Marta, Carlos, Grace, Lourdes, Alberto, Gina, Julio; sus hermanos Luisa Amelia, Juan Sully, Purita, Aida y Papi.

Además, sus nietos: Carlos José, Vanessa, Carlos Alberto, Álvaro, Enrique, Alfredo, Elena, Jorge, Emil, Karla, Rodrigo y Adriana; así como a las familias Bonnelly- Batlle, Bonnelly -Álvarez, Hernández y Bonnelly- Bisonó

 
Vida política y cristiana.
 Rafael Bonnelly Batlle se graduó de doctor en derecho de la Universidad de Santo Domingo, fue socio fundador de la Asociación Dominicana de Abogados en 1962, en el mundo de los negocios presidió la Asociación de Corredores de Seguros.

Bonelly Batlle llevó una agitada agenda de servicios a su país desde el punto de vista político y religioso, siendo en su juventud un anti trujillista que formo parte del grupo 14 de Junio, labor por la cual fue apresado y torturado en las cárceles de La 40 y La Victoria.

Posteriormente se integró a la fe católica llegando a ser el principal promotor de los cursillos de cristiandad y la orientación de parejas.

Amante del deporte terminó combinando su pasión por las Águilas, con el golf y la fe cristiana.

Descanse en paz.

Imagen