Inicio MUNDO Aterriza de emergencia la Soyuz con dos astronautas a bordo tras un...

Aterriza de emergencia la Soyuz con dos astronautas a bordo tras un fallo en el despegue

141
Compartir

La nave Soyuz MS-10, con el cosmonauta Alexéi Ovchinin y el astronauta de la NASA Nick Hague a bordo, ha tenido que realizar unaterrizaje de emergencia después de un fallo en los cohetes impulsores tras el lanzamiento de la nave, según han informado diferentes agencias de noticias rusas.

La NASA ha confirmado que está en contacto con la tripulación a bordo de la cápsula y que ambos se encuentran en «buenas condiciones». La cuadrilla de rescate llegará a los astronautas en hora y media, según las mismas fuentes.

Una hora más tarde después del aterrizaje de emergencia, Ovchinin y Hague han sido rescatados por los grupos de salvamento y se encuentran en buen estado, según informaron fuentes oficiales.

«El equipo de rescate ya localizó a la tripulación. Los médicos no detectaron lesiones ni a Alexéi Ovchinin ni a Nick Hague», han afirmado las mismas fuentes. Estas informaciones han sido confirmadas también por la NASA, quien dijo que el estado de ambos cosmonautas «es bueno».

Los astronautas, que ya han sido sacados de la cápsula que aterrizó en medio de la estepa kazaja (concretamente a unos 20 kilómetros al este de Dzhezkazgan, Kazajstán) serán trasladados al hospital para someterlos a los pertinentes exámenes médicos.

La NASA confirma el problema

Confirmando de nuevo que el lanzamiento de Soyuz MS10 de hoy entró en un modo de reingreso balístico un poco después de su lanzamiento alrededor de las 3:47 am hora central (4:47 am EDT / 0847 GMT)», ha asegurado la portavoz de la NASA, Brandi Dean.

En las televisiones norteamericanas ha explicado que este percance supone que «la tripulación no irá a la Estación Espacial Internacional hoy. En cambio, llevarán a cabo un aterrizaje de emergencia y regresarán a la Tierra».

La agencia espacial ha confirmado que se trata de un fallo en la separación de los cohetes impulsores.

Dos minutos después del lanzamiento, se notificaron fallos en las etapas superiores del cohete lanzador, según medios rusos.

La tripulación comunicó que se habría producido una sacudida y que sentían la ingravidez, situación que se ha mostrado los primeros segundos a través de la retransmisión en directo de la propia NASA, donde también se ha podido observar cómo alrededor de la cápsula se producían multitud de destellos.

Por otro lado, la misma institución ha confirmado que la agencia espacial rusa Roscosmos ya ha creado una comisión para investigar la causa de la anomalía, aunque no se espera hoy una conferencia de prensa para aclarar los hechos.

De hecho, según la agencia de noticias Interfax (que cita a una fuente anónima), Rusia podría suspender todos los lanzamientos no tripulados de sus cohetes Soyuz planeados para este año después del suceso.

Segundo lanzamiento fallido de una Soyuz

El sistema de eyección de la nave espacial rusa Soyuz funcionó hoy por segunda vez en su historia, después de que se activara con éxito en 1983, en tiempos de la URSS.

Según informaron las autoridades rusas, la cápsula de la Soyuz MS-10 con sus dos astronautas a bordo se separó del resto del cohete «123 segundos después» del lanzamiento.

Una situación similar se vivió el 26 de septiembre de 1983, cuando fue lanzada la Soyuz T-10a con destino a la estación espacial Saliut 7.

En ese caso, el fallo tuvo lugar durante la cuenta atrás para el despegue, maniobra en la que el cohete portador explotó en la misma plataforma de lanzamiento. Por suerte para sus dos tripulantes -Vladímir Titov y Guennadi Strekalov-, la cápsula fue eyectada varios segundos antes de que tuviera lugar la explosión.

El lanzamiento de la nave en el marco de la misión 57-58 se produjo a las 08.40 GMT, la hora exacta prevista, según la transmisión en directo de la NASA y la agencia espacial rusa Roscosmos.

Estaba previsto que la nave diera cuatro vueltas a la Tierra para acoplarse seis horas después a la Estación Espacial Internacional(EEI), donde menos de dos horas después de su llegada se abrirían las compuertas entre la Soyuz y la Estación, donde se encuentran los miembros de la misión 57.

En la EEI les esperaban el comandante Alexander Gerst, de la Agencia Espacial Europea (ESA), la ingeniero de vuelo de la NASA Serena Auñón-Chancellor y el también ingerniero de vuelo de Roscosmos Serguéi Prokópiev, que llegaron a la EEI en junio pasado.

Los miembros de la misión 57-58 iban a continuar trabajando en cientos de experimentos en materia de Biología, Biotecnología, Ciencia de la Física y Ciencia de la Tierra a bordo de la EEI, el único laboratorio en condiciones de microgravedad permanentemente ocupado.